¿Cuáles son los principales cambios en la visión relacionados con la edad?

¿Cuáles son los principales cambios en la visión relacionados con la edad?

Con el envejecimiento ocurren cambios estructurales y degenerativos en las diferentes capas del ojo. En su mayoría y en su etapa inicial, estas alteraciones no generan afectaciones oculares ni visuales hasta que se convierten en patologías más complejas que pueden afectar la calidad de vida de la persona como el glaucoma, síndrome de ojo seco, degeneración macular, cataratas, entre otras.

Aunque los problemas de la visión en las personas mayores son frecuentes, sus repercusiones pueden llegar a ser importantes. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) la mayoría de las personas con visión deficiente tienen más de 50 años. Según el organismo internacional, en el mundo hay al menos 2.200 millones de personas con deterioro de la visión cercana o distante y en casi la mitad de estos casos, el deterioro visual podría haberse evitado.

Es por ello que es fundamental la prevención, y la detección temprana para el tratamiento oportuno y adecuado. Es así que, en el marco del Día Mundial del Adulto Mayor, la doctora Ana María Brutto, oftalmóloga especialista en glaucoma de la Clínica Oftalmológica Andes Visión, habla sobre cuáles son los principales cambios en la visión que se generan con la edad y brinda algunas recomendaciones para mejorar la calidad de vida de los adultos mayores a través de un correcto cuidado de la salud visual.

1. Sobre las principales patologías visuales que afectan a los adultos mayores

Los ojos muestran cambios en el rendimiento a medida que avanza la edad, especialmente, al alcanzar los 60 años o más. Algunos de estos cambios, como la presbicia, son normales y no suponen ningún tipo de progreso de enfermedad.

De igual manera, existen enfermedades que pueden provocar cambios en la visión. “La hipertensión arterial y la diabetes generan alteraciones en los vasos sanguíneos y su pared, lo que provoca problemas oculares. Sobre todo, la diabetes que tiene efectos importantes sobre la estructuras oculares conllevando a una ceguera”, apunta Brutto.

En algunos casos se experimentan cambios más graves que derivan en enfermedades oculares que tienen un mayor potencial para afectar la calidad de vida de las personas a medida que envejecen. A continuación, el detalle de las más comunes:

● La presbicia. Después de pasar los 40 años, la persona notará que es más difícil concentrarse en los objetos de cerca. Esto se debe a que el lente dentro del ojo comienza a perder su capacidad para cambiar de forma. Durante un tiempo puede compensar esta disminución gradual de la capacidad de enfoque manteniendo los objetos lejos de sus ojos, pero con el tiempo será necesario lentes de lectura, lentes progresivos o lentes de contacto multifocales para mejorar esta condición.

● La degeneración macular. La degeneración macular relacionada con la edad es un trastorno degenerativo de la mácula (área de mejor visión del ojo que permite ver los detalles). Según la especialista de la Clínica Oftalmológica Andes Visión, es una de las principales causas de ceguera y es frecuente en personas mayores de 50 años cuya prevalencia aumenta con la edad. Los factores de riesgo dependen de la edad, historial familiar, estilo de vida o si tiene problemas de salud como hipertensión, colesterol alto y sobrepeso. Esta patología afecta al 4 % de la población de más de 75 años, en su mayoría mujeres.

● Catarata Senil. Es la opacidad del lente situado dentro del ojo llamado cristalino y ocurre como un proceso degenerativo provocando una disminución de la visión progresiva. Una buena práctica que puede prevenir la aparición de cataratas en adultos mayores es evitar la exposición directa de los ojos al sol y utilizar siempre lentes o gafas con protección UV en espacios exteriores. Esta patología es común en personas de más de 65 años.

● Glaucoma. Es una patología que causa baja visión y ceguera importante. Se manifiesta con una pérdida de campo visual (es todo lo que se puede ver con los ojos) en un inicio en los extremos, extendiéndose al centro de la visión hasta llegar a una pérdida visual considerable. Aunque el glaucoma puede desarrollarse a cualquier edad al ser una enfermedad multifactorial, es más frecuente en personas mayores de 60 años.

● Dermatochalasis. Es una redundancia de la piel del párpado superior o inferior produciendo bolsas palpebrales y pliegues. Se trata de un fenómeno que se asocia a la edad, y es de preocupación estética. Sin embargo, cuando los pliegues son excesivos en el párpado superior, puede obstruir al campo visual generando un problema funcional. Es frecuente en mayores de 60 años.

2. Sobre los tratamientos adecuados para estas patologías

La elección del tratamiento dependerá de la evaluación oftalmológica, el diagnóstico y lo que el médico tratante determine según el caso. En general se pueden emplear:

● Tratamientos médicos como, por ejemplo, colirios o pastillas que deben ser usados de forma regular y de acuerdo a las indicaciones del especialista.

● Tratamiento con láser que se realiza sobre diversas estructuras oculares, permitiendo impermeabilizarlas, con ello se consigue la salida del humor acuoso, es decir el líquido interno de la parte anterior del ojo.

● Tratamiento quirúrgico que aumenta la salida del humor acuoso del ojo, permitiendo así el descenso de la presión ocular y un mayor control de la enfermedad, se aplica cuando generalmente el tratamiento con colirios no es suficiente o no es tolerado por el paciente.

● “Para los casos de cataratas que generan una alteración visual o cambios importantes en las estructuras oculares como es la cámara anterior del ojo, es necesario realizar una cirugía para extraer este cristalino opaco y sustituirlo por un lente intraocular con la medida necesaria para cada paciente”, explica la oftalmóloga de Andes Visión.

● Para patologías como la dermatochalasis, si esta afecta el campo visual, es necesario realizar una cirugía de los párpados para retirar este exceso de piel.

3. Sobre las recomendaciones para el cuidado de problemas visuales y su prevención

● Para prevenir que los cambios en los ojos propios de la edad se conviertan en patologías visuales graves se debe tomar en cuenta si presenta molestias oculares que antes no presentaba, como deslumbramiento o visión borrosa que no mejora con lentes. Ante estas señales lo más importante es acudir de inmediato a la consulta oftalmológica para una evaluación.

● La exposición al sol puede ser un factor para el desarrollo y evolución de cataratas y degeneración macular relacionada con la edad, por lo cual se recomienda exponerse el menor tiempo posible y con las protecciones respectivas como gafas de sol de calidad. De forma general, se recomienda el control de patologías de base (hipertensión o diabetes) y eliminar el hábito de fumar, otro factor de riesgo para la aparición de enfermedades visuales en adutos mayores.

● Mantener un estilo de vida con actividad física regular y alimentación saludable ya que son pilares esenciales para la salud en general. Además de llevar controles oftalmológicos anuales completos, para prevenir estas patologías, y en caso de alguna afección, detectarla y tratarla de forma temprana.

● “Cada caso es único y no podemos generalizar a todos los pacientes, por ello en cada consulta se darán las indicaciones de lo que podemos o no hacer según las características de la enfermedad y grado de alteración que el paciente tenga. Por eso es fundamental acudir al especialista para una atención y guía profesional”, explica Brutto.