Un 55% de las personas trans y no binarias latinoamericanas reconoce haber sufrido una situación de violencia y acoso en su trabajo

Un 55% de las personas trans y no binarias latinoamericanas reconoce haber sufrido una situación de violencia y acoso en su trabajo
Según una encuesta regional realizada por Multitrabajos, un 56% de este grupo afirma haber recibido violencia psicológica y un 25% comentarios inadecuados sobre su identidad de género en el ámbito laboral.

En el marco del Mes Internacional del Orgullo LGBTIQ+, Navent en colaboración con la organización especialista en género GROW – Género y Trabajo, el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), la consultora NODOS y la Fundación AVON, realizó un informe regional en Argentina, Panamá, Perú, Ecuador y Chile que indica que un 55% de las personas trans y no binarias de estos países manifiesta sufrir o haber sufrido una situación de violencia o acoso  en su lugar de trabajo.

¿Cuáles son las experiencias de violencia que más se repiten para la comunidad LGBTIQ+ en el ámbito laboral? El 61% de los/as usuarios/as trans y no binarias manifiesta que ha sido víctima de la denigración e ignorancia de sus opiniones profesionales y/o laborales. Por su parte, atravesaron la misma situación personas autoidentificadas como: asexuales (85%), pansexuales (79%), bisexuales (70%), gays (66%) y lesbianas (65%).

Entre la población encuestada, el acoso psicológico demuestra tener una gran prevalencia. Más de la mitad de la población trans y no binaria latinoamericana consultada (56%) refirió haber sufrido acoso u hostigamiento psicológico, como insultos, agresiones verbales, daño a su reputación, aislamiento, humillaciones y descalificaciones, en su lugar de empleo. Esta tendencia se repite en el colectivo de personas  pansexuales (93%), gays (65%), lesbianas (65%), bisexuales (58%) y asexuales (54%) que participaron de la encuesta.

Un 47% de las  personas trans y no binarias percibió un trato desigual en comparación con sus pares varones en cuanto a beneficios, posibilidades de ascensos y/o salarios. En Ecuador, gran parte de la misma comunidad (78%) advierte haber transitado la misma problemática. Mientras tanto, un 22% en Latinoamérica contestó que vivenció la misma experiencia de desigualdad, pero en relación a sus compañeras mujeres.

Otra de las experiencias de violencia que relata el 39% de la comunidad trans y no binaria es haber atravesado una disminución drástica o sobrecarga de tareas, cambios de funciones constantes y de objetivos laborales.

El 31% de la población trans y no binaria consultada sostiene que ha recibido algún tipo de intimidación en su lugar de empleo. Por su parte,  coinciden con esta experiencia las personas pansexuales (43%), asexuales (38%), gays (31%), bisexuales (28%) y lesbianas (22%).

Los/as usuarios/as trans y no binarias de la región también aseguran que fueron excluidos/as de reuniones laborales o sociales (28%).

Un 25% de los/as consultados/as de LATAM destaca como violento el hecho de que se le asignen tareas/roles que inferiorizan la labor principal o que están fuera de las responsabilidades primordiales (como por ejemplo: servir café, colgar el abrigo de tu jefe/a, entre otros). De igual modo, respondieron las personas lesbianas (39%), bisexuales (37%) y gays (35%).

Por otra parte, el 25% del grupo de personas trans y no binarias latinoamericanas afirma haber recibido comentarios inadecuados sobre su identidad de género en su empleo. A su vez, el 23% de quienes se autoidentificaron como  asexuales, el 17% de las lesbianas y el 12% de los gays vivenció una circunstancia idéntica.

Un 19% de las identidades trans y no binarias consultadas refiere haber padecido situaciones de ciber-acoso, hostigamiento y persecusión a través de correo electrónico, redes sociales, blogs, WhatsApp, websites y teléfono, entre otros. Al realizar un análisis desde una óptica sexoafectiva de este tipo de violencia, se revela que el 22% de las personas lesbianas y el 21% de las gays concuerda haber vivenciado una situación similar.

Otro caso de violencia que se repite en el ámbito laboral para con la comunidad LGBTIQ+ está relacionado con la agresión física. En este sentido, un 31% de las  personas asexuales consultadas en Latinoamérica confiesa haber sido víctima de golpes, empujones y cachetadas, entre otros.

Finalmente, en la Multitrabajos por su parte, señalan también hechos vinculados con el abuso sexual dentro del lugar de trabajo: el 13% de las personas trans y no binarias. En Latinoamérica esa cifra se ubica en un 8%.