Tipos de leches y sus diferencias: ¿cuál es la ideal para usted?

Tipos de leches y sus diferencias: ¿cuál es la ideal para usted?

La leche es uno de los alimentos más nobles y completos ya que posee innumerables beneficios para el cuerpo humano. Es ideal para preparaciones culinarias, su sabor es agradable y es tan versátil que puede transformarse y ser aprovechada en diversas recetas.

Con todos los beneficios de su estado natural, en el mercado existen varios tipos de leches, cada uno con sus características y ventajas propias que muchas veces son desconocidas. ¿Cómo elegir la adecuada? “La clave está en tomar en cuenta factores importantes como edad, estado nutricional, gasto energético, etapa de crecimiento y porciones recomendadas, si es para un refrigerio o para una receta más elaborada”, explica la Dra. Ana Altamirano, nutricionista de Vita, marca de Pasteurizadora Quito.

Para brindar una guía completa a la ciudadanía sobre los tipos de leches y sus diferencias, así como las porciones recomendadas según las necesidades de cada persona; Pasteurizadora Quito comparte información valiosa al respecto. Antes de entrar en materia, es importante recordar los principales beneficios y funciones de la leche.

Sobre los beneficios y funciones generales de la leche:

● La leche de vaca es un alimento altamente nutricional y uno de los más completos, proveniente de las vacas de libre pastoreo. Se lo puede definir como líquido blanquecino secretado por la ubre de la vaca, el cual es conocido como ORO BLANCO ya que es rico en 3 Macronutrientes importantes en la producción de energía para el cuerpo humano: proteínas, grasas y carbohidratos. Además de Micronutrientes, posee aminoácidos esenciales y es la mejor fuente de calcio de los grupos alimenticios. La leche es de vital importancia en la formación del sistema óseo y en el caso del adulto y adulto mayor evita la desmineralización ósea.

La leche de vaca posee dos tipos de proteína: caseína en un 80%, la cual es de absorción lenta y permite mantenerse saciado en periodos largos de tiempo; por ejemplo, durante la noche tiene una función muy importante de fijar el calcio en el organismo y dar balance de grupos ionizables. Y proteína sérica en el 20% restante; estos son de absorción rápida por lo cual permiten la rehidratación y, gracias a los aminoácidos, la reparación y creación de nuevas fibras musculares. Algunos aminoácidos tienen efecto sobre el estado de ánimo, salud mental y otros con funciones especiales como la cisteína.

● La leche de vaca posee el principal ácido graso esencial linoleico conjugado, dicho ácido graso representa la principal fuente energética, forma parte de membranas celulares y desempeña importantes funciones metabólicas tales como el transporte de vitaminas liposolubles.

Tipos de leche y sus diferencias:

● Leche Entera: Contiene 3g de grasa por cada 100 ml. y es recomendada para niños a partir del primer año de vida hasta la adolescencia por su alto aporte de proteína, lo cual contribuye al crecimiento y fortalecimiento de los músculos. Mientras que en edad adulta ayuda a mantener los músculos y tejido óseo. Sin embargo, dependerá del tratamiento y estándares del proceso, en el caso de Vita Entera se conserva los macronutrientes y micronutrientes naturales de la leche.

Leche Descremada: Se caracteriza por ser una leche 99% libre de grasa mantiene intactas sus propiedades nutricionales. De ahí que aporta energía sin generar colesterol, brinda un mayor valor proteico, calcio e hidratos de carbono necesarios para el organismo. Cabe destacar que su nivel calórico es el más bajo de todas las leches.

● Es ideal para aquellas personas que tienen sobrepeso u obesidad; inclusive para quienes desean mantener un peso equilibrado. También es recomendada para planes alimenticios orientados a disminuir niveles elevados de colesterol o grasas en la sangre. También para la práctica deportiva.

Leche Semidescremada: por normativa se caracteriza por ser 97% libre de grasa. VITA ofrece 1.5g en cada porción de 100ml. Es ideal para todos los integrantes de la familia, tanto en edades tempranas como para adultos, ya que mantiene los nutrientes esenciales de la leche con menos grasa.

Leche Deslactosada: Aporta los mismos nutrientes esenciales de la leche semidescremada, con la diferencia de que es libre en un 99.9% de lactosa. La lactosa es un carbohidrato que contiene la leche y puede generar problemas de digestión a un segmento de personas que no poseen la enzima lactasa en su sistema digestivo. Cabe destacar que Vita Leche Deslactosada cuenta con la adición de la enzima lactasa, que permite desdoblar la lactosa en glucosa y galactosa, otorgándole un sabor más dulce y un color rosado pardo. Además, es una leche de fácil digestión con una consistencia más ligera.

Es apropiada para las personas intolerantes a este componente, a partir del diagnóstico de un especialista.

Leche Saborizada: Es una leche semidescremada, cuya principal cualidad es que cuenta con sabores idénticos al natural como la vainilla, frutilla y chocolate. Es agradable al paladar de los más pequeños de la casa por su variedad y sabor, brinda alrededor de un 30% de calcio en una porción de 200ml. Esta clasificación mantiene todos los beneficios de la leche con menos grasa y es ideal para todas las edades, así como para brindar energía para personas que realizan ejercicio.

● Leche con extra-proteína: en el mercado se encuentra cada vez más innovación en beneficio de la salud de las personas en cuanto a este producto. Esta clasificación es propia de Vita Activa, la cual tiene las características de una leche semidescremada, pero con el 25% más de proteína que las otras de este tipo. Brinda los beneficios de la leche, con menos grasa y más proteína, lo cual es recomendado en personas adultas, deportistas y adultos mayores, ya que genera mayor vitalidad, reparación y crecimiento de tejidos musculares.

Porciones recomendadas según la etapa de vida:

Niñez: La porción recomendada son de 2 o 3 vasos de leche al día, a partir del primer año de vida. El tipo de leche debe ser elegida de acuerdo con las necesidades del niño.

Adolescencia: Lo más aconsejable es consumir 4 vasos al día, ya que es un periodo importante para el desarrollo del cuerpo humano. De hecho, es en esta etapa que las personas alcanzan su densidad ósea máxima, por lo que requerirán de mayor calcio para fortalecer sus huesos.

Juventud: El consumo ideal diario es de 3 vasos al día. Este es un momento en que muchas personas incluso dedican tiempo importante para hacer ejercicios, por lo cual será indispensable para obtener un mejor rendimiento.

Adultez: Se recomienda beber 2 vasos al día para beneficiarse de todos los nutrientes que tiene la leche.

Vejez: Es indispensable en esta etapa de vida, ya que favorece a una dieta equilibrada y al fortalecimiento de los huesos. Se recomienda de 3 a 4 vasos al día. Cabe indicar que los adultos mayores necesitan de mucho cuidado y mantener una alimentación completa.

Embarazadas mayores de 18 años: El consumo de leche y los nutrientes obtenidos de la alimentación de la madre influyen en la formación de huesos y dientes sanos y fuertes. Por tanto, la ingesta adecuada por parte de la madre permitirá un mejor desarrollo del feto y del recién nacido a lo largo de su vida. Son necesarios 3 vasos de leche al día.

Madres en período de lactancia: La nutrición tanto de la madre como del recién nacido van a seguir dependiendo de la buena alimentación de la mamá. Se recomienda mantener el consumo de 3 a 4 vasos al día.

Deja una respuesta