Municipio - Arreglos

El sector florícola: líder en generación de empleo para mujeres cabezas de familia

Durante más de cuarenta años, Ecuador ha brillado como un líder mundial en la producción y exportación de flores de alta calidad, consolidándose como el tercer mayor exportador a nivel global. Es importante resaltar el éxito continuo de este cultivo, que, con 53,941 empleos registrados, es uno de los grandes motores de la economía nacional. En el contexto del Día de la Madre, cabe destacar que es un campo principalmente liderado por mujeres, muchas de ellas cabezas de familia.

Según Yesenia Prado, Gerente de mercadeo de Soluciones para la Agricultura en BASF Ecuador, el sector florícola impulsa de manera significativa el empleo y la economía nacional. «Desde BASF, estamos comprometidos con el desarrollo del sector, brindando asesoramiento técnico a más de 250 gerentes en la floricultura ecuatoriana y abarcando más de 3500 hectáreas en el sector de flores del país», afirma. “Para abordar los desafíos del sector, como lo es la pérdida de sensibilidad de moléculas y la reducción del uso de agua en los cultivos, en BASF hemos implementado el ‘Plan Asesores Ornamentales’, que busca un intercambio de información técnica valiosa y que nos ha permitido implementar conjuntamente mejoras tecnológicas en las floricultoras, garantizando la calidad y cantidad de las flores de exportación y garantizando el empleo en el sector” concluye Prado.

En línea con lo anterior, hace algunas semanas, BASF lanzó al mercado una nueva herramienta para el control de Botrytis, a través de moléculas innovadoras molécula con poder flexible que mejora el control y manejo de resistencia en los cultivos de flores.

Además, en 2024 la compañía dio un giro estratégico en este segmento del mercado, al establecer una alianza con EUROFERT, un actor clave para la floricultura con una amplia cobertura en la distribución de nutrición y fitosanitarios en las regiones de Sierra y Oriente ecuatoriano. «Esta colaboración nos permitirá brindar un servicio más personalizado a nuestros clientes, contribuyendo así al crecimiento del sector florícola pese a los retos que enfrenta», concluye la vocera.

En resumen, la industria florícola no solo se enfrenta a desafíos técnicos y estratégicos, sino que también destaca por su notable impacto social y económico. La participación de las mujeres, quienes representan una parte significativa de la fuerza laboral de este sector, resalta su importancia en la generación de empleo y en el fortalecimiento de las comunidades donde opera. Este aspecto refuerza su empoderamiento económico y contribuye al desarrollo sostenible de las regiones florícolas. En definitiva, más allá de su belleza estética, las flores representan una historia de trabajo, inclusión y crecimiento que merece ser reconocida y valorada.

COMPARTIR ESTA NOTICIA

Facebook
Twitter

SIGUENOS EN FACEBOOK

×