¿Cuáles son las señales de alerta a un infarto de miocardio?

¿Cuáles son las señales de alerta a un infarto de miocardio?
El 40% de personas que sufre un infarto agudo de miocardio muere antes de llegar al hospital.

Las cifras son contundentes. El 40% de personas que sufre un infarto agudo de miocardio muere antes de llegar al hospital. Por ello, es muy importante aprender a identificar sus síntomas, a fin de recibir atención médica rápida y oportuna o acudir al centro de salud más próximo al lugar donde se encuentre. En ningún caso se recomienda manejar uno mismo hasta el sanatorio.

El infarto agudo de miocardio, conocido también como ataque al corazón, es una enfermedad frecuente en la que se produce la muerte de una porción del músculo cardíaco, al obstruirse completamente el flujo sanguíneo en una de las arterias coronarias, debido a una falta prolongada de oxígeno.

La función principal del corazón es bombear sangre rica en oxígeno a todo el organismo. La sangre recoge oxígeno a su paso por los pulmones y circula por vasos sanguíneos, venas y arterias hasta llegar de nuevo al músculo cardiaco. El cuerpo necesita de este aporte constante para funcionar correctamente.

Cuando los vasos se obstruyen o se rompe una placa de ateroma en las paredes de las arterias coronarias, se forma un coágulo que puede llegar a cerrar completamente la arteria, interrumpiendo el flujo sanguíneo y dejando esta parte del músculo cardiaco sin irrigación. El corazón puede dejar de contraerse y nuestra vida corre peligro.

Si el músculo cardíaco carece de oxígeno y nutrientes durante demasiado tiempo, normalmente más de 20 minutos, el tejido de esa zona muere y no se regenera, desarrollándose así un infarto agudo de miocardio. Dependiendo de la gravedad del caso, puede dejar secuelas permanentes en el paciente como limitar sus actividades físicas.

En este sentido, el Dr. Alberto Cárdenas, especialista en cardiología, recuerda cuáles son los principales síntomas de ataque al corazón:

· El síntoma clave del infarto agudo miocardio es el dolor opresivo en el centro del pecho. Este puede extenderse hacia la mandíbula o hacia el brazo izquierdo. Además, puede estar acompañado de sudoración fría, malestar general, náuseas, o vómitos. La duración mínima de este malestar es de 20 minutos.

· Dificultad en la respiración, que puede prolongarse. No se asocia con fiebre ni tos.

· Aceleración de las palpitaciones del corazón, sentir que va muy rápido, podría asociarse a procesos arrítmicos que deben ser diagnosticado y tratados.

· Pérdida de conciencia, síntoma muy alarmante, debe ser abordado por el especialista de manera inmediata.

Finalmente, el Dr. Alberto Cárdenas, resalta que todo paciente que presente factores de riesgo cardiovascular (diabetes, hipertensión arterial o dislipemia), debe ser disciplinado en la toma de su medicación, seguir una dieta cardiosaludable (escasa en sal y rica en frutas y verduras, evitando las grasas de origen animal), y, sobre todo, “acudir al cardiólogo lo antes posible frente a la presencia de los síntomas indicados anteriormente”.

Deja una respuesta