¿Cuáles serán las prioridades financieras de los ecuatorianos en el 2021 tras el Covid-19?

¿Cuáles serán las prioridades financieras de los ecuatorianos en el 2021 tras el Covid-19?

El brote del covid-19 y la declaratoria de la emergencia sanitaria generaron un cambio no solamente en la forma en que las personas se relacionan, o cuidan de su salud, sino también en el terreno de las finanzas personales. La ciudadanía se vio obligada a replantear sus necesidades y a direccionar mejor sus gastos. Según Francisco Nazati, Jefe de Banca Personas de Banco ProCredit, “el 2021 estará marcado sin duda por un comportamiento financiero distinto al de otros años, y entre los principales cambios, se fortalecerá la cultura del ahorro, y se evitarán las compras compulsivas, así como los diferidos.”

A inicios de la pandemia, entre los meses de marzo y abril, los depósitos en los bancos cayeron de 33 mil millones de dólares a 32 mil millones, según datos de la Asociación de Bancos del Ecuador. Al mes de septiembre del 2020 los depósitos incrementaron en alrededor del 6%. “Esto es un reflejo de que las personas después de los meses de mayor impacto, y pese a las condiciones poco favorables, continuaron ahorrando. En el mismo periodo de 2019, donde las condiciones eran menos adversas, el crecimiento fue de apenas el 2,22%, es decir que en 2020 las personas han ahorrado casi 3 veces más que en el 2019 con condiciones aún más desfavorables. Con este antecedente consideramos que existe una mayor conciencia sobre la importancia de generar un fondo de ahorro, por lo que si esta tendencia se mantiene esperaríamos que en el 2021 las personas ahorren no menos de un 20% a un 30% más de lo que hacían en años anteriores”, explica el experto de Banco ProCredit, y explica más detalles sobre las que serán las prioridades financieras en el 2021:

1. Alimentación y salud

“El confinamiento y la emergencia sanitaria hicieron que las personas prioricen gastos como la alimentación y la salud. Esto significó una reducción considerable en gastos, por ejemplo, de entretenimiento, especialmente porque nos vimos impedidos de realizar actividades antes cotidianas como salidas al cine, a bares y discotecas, e incluso viajes turísticos”, explica Nazati. Añade que este comportamiento muy probablemente se mantendrá en el 2021, por lo que seguro se verá un incremento en el número de personas que adquieran un seguro de salud y/o de vida, y que consuman más productos alimenticios nacionales (que suelen tener mejor precio que los extranjeros). También se verá un incremento en todo lo relacionado a llevar una vida más sana y la alimentación en casa.

2. Educación y trabajo online

El cambio radical de la educación presencial hacia la educación online hizo que las personas reflexionen sobre la verdadera necesidad de asistir a clases presenciales. “Muchas personas, especialmente a nivel universitario, se han dado cuenta de que recibir las clases online no es muy distinto a asistir físicamente a una clase, y representa un menor riesgo para su salud e integridad. Lo mismo ocurrió con aquellas personas cuyos trabajos no tienen la obligatoriedad de desplazarse a oficinas, como es el caso de diseñadores, programadores, contadores, profesores, community managers, entre otros”, señala el representante de Banco ProCredit. Por esa razón, es muy posible que para el 2021 exista un alto porcentaje de estudiantes que elijan la modalidad online en lugar de la presencial, y, por ende, que inviertan en un mejor plan de internet que ayude a optimizar estas actividades.

3. Seguro de desempleo y/o plan de jubilación

La pérdida abrupta de plazas laborales que trajo consigo la emergencia sanitaria provocó angustia en muchas familias que vieron su único sustento desaparecer de un día a otro. Es por ello que para el 2021 muchas personas seguramente destinarán una parte de sus ingresos en la adquisición de un seguro de desempleo o de desgravamen, e incluso un plan de jubilación si estuviesen cercanos a cumplir la edad para jubilarse.

4. Fondo de ahorro

Para quienes recibieron la crisis sin haber generado ahorros, seguramente el golpe fue más duro. Por el contrario, las personas que, recibiendo un ingreso mensual, priorizaron el ahorro (independientemente del monto) antes de realizar cualquier gasto, lograron construir un fondo sólido que les permitió navegar fácilmente los momentos de dificultad económica. Es así que una de las lecciones principales del 2020, y que será pilar fundamental para el 2021 es justamente la cultura de ahorro. Hoy las personas entienden que el ahorro mensual, sin importar el monto, debe ser prioridad, y que la mejor alternativa es tenerlos en una cuenta específica para tal objetivo. Para lograr este fondo de ahorro, Francisco Nazati, Jefe de Banca Personas de Banco ProCredit brinda las siguientes recomendaciones:

Destinar un porcentaje mínimo de los ingresos mensuales a la creación de este fondo: Lo importante es ahorrar según la posibilidad de cada persona, y eso depende en gran medida de los ingresos que perciba mensualmente. Sin embargo, lo recomendables es destinar el 10% de los ingresos mensuales al fondo de ahorros. “Considerando lo difícil de la situación económica en estos momentos, no necesariamente todos podrán ahorrar el 10% de sus ingresos, por lo que el porcentaje podría disminuir, pero lo importante es que el ahorro sea constante en el monto para lograr formar un verdadero hábito”, explica Nazati.

Tener las cuentas claras: Lo mejor es hacer un presupuesto de los gastos en que se incurren mes a mes, prestando especial atención a los ingresos reales que se perciben. “Este presupuesto debe contener todos los rubros que sean indispensables, y marcar aquellos que se pueden reducir o eliminar como planes de televisión prepagada.” En este sentido, el experto de Banco ProCredit recomienda involucrar a toda la familia en el establecimiento de objetivos financieros y la importancia de cumplirlos. Si todos los miembros de la familia buscan una forma de ahorrar, no será raro ver, por ejemplo, una reducción en facturas de agua, luz, teléfono, pues ese dinero que se acumule será una satisfacción familiar y no individual.

Mantener los ahorros en una institución financiera de buena reputación: Tener un monto elevado de dinero en efectivo en casa o cualquier otro lugar distinto a una cuenta bancaria representa un riesgo, pues siempre somos vulnerables a ser víctimas de un robo o asalto, en el que podríamos perder todo lo acumulado. Por ello, el experto recomienda elegir un banco que fomente una cultura de ahorro como el principal mecanismo para cuidar la salud financiera de sus clientes. Es el caso de Banco ProCredit, que brinda a sus clientes la posibilidad de abrir una Cuenta Corriente con transferencias nacionales gratuitas e ilimitadas, retiros en cajeros automáticos gratuitos, pagos de servicios básicos gratuitos. Esta cuenta tiene asociada una cuenta de ahorros de libre disponibilidad, la cual, sin ningún tipo de restricciones en cuanto a montos ni plazos, paga la tasa de interés más alta del mercado (3.5% anual), lo que facilita el crecimiento de los ahorros.

Deja una respuesta